Operación SML: asesores, masones y colonos parte I


Gabriel Zamora SML Hernán Larraín Ministerio de Justicia


Con la reciente renuncia del Director Nacional del Servicio Médico Legal se completan tres directores en tres años en la institución forense. Tras cada renuncia, se designa al mismo director subrogante. Evasión de procesos de selección, nepotismo que favorece a miembros de la masonería, intervención de asociaciones funcionarias, son algunas de las estrategias de control político detectadas por este reportaje al interior del SML, organismo dependiente del Ministerio de Justicia y que se define a sí mismo como “Institución técnica de medicina legal, al servicio de la ciudadanía y de la Justicia”.


Por su extensión, el artículo se ha dividido en dos partes. En esta primera entrega abordamos  Los directores express; La Jefa de Gabinete y Franklin Santibáñez, la sombra.


Los directores express


Tras dos meses y una semana en el cargo, el viernes pasado el Ministerio de Justicia le pidió la renuncia al Director Nacional del Servicio Médico Legal (SML) el neurocirujano Juan Pedro Aros Ojeda, quien aceptó este martes 1 de diciembre. Suman así tres Directores Nacionales en el curso de los últimos tres años en el Servicio Médico Legal. 


Juan Aros ex Director Nacional SML

El médico cirujano de la Universidad de Chile y ex subdirector médico en el Instituto de Neurocirugía de Santiago ganó el concurso de Alta Dirección Pública (ADP), requisito obligatorio para encabezar el SML, el principal referente científico-técnico en materias médico legales y forenses. Había asumido el 23 de septiembre de 2020.


El Sistema de Alta Dirección Pública, se crea en 2003 como parte del acuerdo político que salvó al gobierno de Ricardo Lagos tras el MOP-GATE, el mayor escándalo de corrupción conocido hasta entonces. La designación de los cargos de primer y segundo nivel jerárquico en el Ejecutivo a través de concursos públicos, busca asegurar la selección por mérito profesional, con independencia de la posición política del gobierno de turno, y disminuir así el clientelismo, nepotismo y otras formas de corrupción.


En el caso del Servicio Médico Legal deben someterse a concurso el Director Nacional, Subdirector Administrativo y Subdirector Médico (terna directiva nacional); los directores regionales y el secretario ejecutivo del Instituto Carlos Ybar.


El constante cambio de directores causó el rechazo de la Asociaciones Nacionales de Profesionales; de Trabajadores y Trabajadoras; y de Funcionarios del Servicio Médico Legal. El lunes 30 presentaron una carta conjunta dirigida al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín Fernández, manifestando su molestia y preocupación por quedar "nuevamente acéfalos (…) En tres años hemos tenido 3 directores sin darle tiempo a empoderarse de las funciones que le competen".📂


En esta ocasión, se agrega además la renuncia voluntaria del Subdirector Administrativo Ricardo Moya Montecinos. Es decir dos de los tres cargos directivos nacionales que por Ley deben ser elegidos por concurso público y con criterios técnicos, quedan al arbitrio de la designación de un subrogante, que puede manejar el cargo por períodos superiores a un año antes de que se resuelva un nuevo concurso.


Y el único subrogante posible para el Ministerio de Justicia parece ser el Subdirector Médico del SML, Gabriel Zamora Salinas, que ante la renuncia de Aros fue presentado como nuevo Director Nacional (S), al igual como ha ocurrido ante las renuncias de los dos directores anteriores. 


Entre 2007 y 2016 el Servicio Médico Legal tuvo un sólo director: Patricio Bustos Streeter. Tras su fallecimiento, asumió el cargo Juan de Dios Reyes Magallanes, quien renunció seis meses antes del fin del segundo mandato de Michelle Bachelet, en septiembre de 2017. 


El ministro de Justicia en aquel entonces Jaime Campos, que en esos meses no ocultaba su deseo de convertirse en Gran Maestro de la Masonería, designa como subrogante a otro masón, el doctor Gabriel Zamora.


Anteriormente Zamora, había sido director regional del SML Valparaíso. Durante su gestión se perdió el cadáver de un niño. El SML fue condenado a pagar 40 millones de indemnización a la familia y cuatro funcionarios fueron sancionados, “pero Zamora no, en circunstancias que era el director regional de Valparaíso”, comentó la dirigenta Rosa Cerda en Cambio 21 en el artículo Autopsia al Servicio Médico Legal: Persecución a dirigentes sindicales, peritajes hechos por policías y extravío de cadáveres. 


En julio de 2017 Zamora es nombrado Subdirector Médico Subrogante del SML. Este cargo jerárquico es clave, pues según la Ley 20.065 que regula el funcionamiento de Servicio Médico Legal, el “Director Nacional será subrogado, en primer lugar, por el Subdirector Médico y, en caso de ausencia, la subrogación operará de acuerdo a lo que señale el reglamento orgánico”.📂

No esperó mucho, a sólo dos meses como Subdirector Médico (S) el ex ministro Campos lo nombra como Director Nacional del Servicio (S). Y con la llegada del nuevo gobierno de Sebastián Piñera, se mantuvo allí. Así se da el caso de que el doctor Gabriel Zamora primero accedió a un puesto clave (Subdirector Médico) sin concurso y luego, a través de él, asciende al máximo puesto del organismo (Director Nacional), sin concurso.


La Jefa de Gabinete


La primera subrogancia de Zamora duró un año y dos meses, la mayor parte en el segundo gobierno de Piñera. En este período contrata, en abril de 2018, a Carola Álvarez Hernández

como "experta asesora de la Dirección Nacional”. Carola Álvarez es esposa en segundas nupcias del ex diputado radical Alberto Robles Pantoja. El ex diputado por Atacama entre 2002 y 2018, comparte con Zamora dos cosas: es médico y masón. 📂


Previo a ello, entre enero y marzo de 2018 Álvarez figura como responsable de un trabajo estadístico sobre sumarios en el SML, y allí se acredita que es “Experta Egresada de Derecho”.📂


Jorge Rubio y Carola Álvarez
Sin embargo, según los registros públicos, cuando la esposa de Robles se convierte en asesora del Director Nacional, sólo tenía Enseñanza Media Completa. Ingresó al SML con grado 9 y una remuneración bruta de $1.664.412. Existen dos registros del mismo año para Álvarez como asesora. En el segundo su remuneración baja a poco más de $1.400.000, pero lo más sorprendente es el estamento que se le asigna: en una ficha aparece Experto que no existe en la administración pública - sólo Auxiliar, Administrativo, Técnico, Profesional y Directivo - y en la siguiente Profesional, lo que está prohibido para funcionarios sin título y menos con sólo estudios secundarios.📂


Un año después el registro de Carola Álvarez cambia nuevamente a Egresada de Derecho, pero esta vez ha ascendido a Jefa de Gabinete del Director Nacional, cargo que ocupa desde el 3 de septiembre de 2019 hasta hoy. Sube a grado 5 de la administración pública y su remuneración bruta se alza a casi los $4.000.000. En los distintos registros aparece una vez con el estamento “Administrativo” y en el resto simplemente dice “Sin Estamento”.📂


Más allá del exitoso recibimiento de la esposa de Alberto Robles en la administración pública, desde que ascendió a Jefa de Gabinete del Director Nacional, fue investida de poderes que superan un cargo administrativo de confianza. 


El Jefe de Gabinete del Servicio Médico Legal no es igual al mismo cargo en otros servicios. Acá, además de ser un puesto de confianza, le dan atribuciones de cambiar gente de puesto o de sancionar funcionarios. Una de las peleas que dimos con ANEF es que hasta el tercer cargo jerárquico tenía que ser concursable. 


Un Jefe de Gabinete debería ser administrador público con diplomado en gestión y desarrollo por lo menos, y si tiene estas atribuciones, que le permiten tener injerencia sobre cargos técnicos entonces debería ser concursable, dice José Morales, ex Presidente de la Asociación de Funcionarios del Servicio Médico Legal quien, tras 28 años en el servicio, fue desvinculado el 10 de marzo pasado.


Pero, según Morales, de ahí para abajo no existe concurso, a excepción de la Jefatura  de Laboratorio, que fue conseguida tras muchos años de insistencia de los propios funcionarios, que consideran a Laboratorio y Tanatología como áreas técnicas críticas del SML, donde se juega la credibilidad del servicio. 


El concurso público para Laboratorio no es ADP, sino que es regulado a través de la resolución exenta del organismo. Tanatología no se concursa, explica Morales, porque no se crearon los incentivos para postular “un tanatólogo tiene el mismo grado que el jefe del área”.


- Los directores regionales del SML sí concursan por ADP, pero en muchos casos son subrogantes. Entonces se instala gente como operadores políticos en cargos directivos y de especialidad, asegura Morales.


Franklin Santibáñez, la sombra


El control de cargos técnicos con operadores políticos en los distintos ministerios y servicios públicos comenzó durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, continuó durante el segundo mandato de Bachelet y se acentuó ahora, durante en el segundo mandato del Presidente empresario, cuenta Morales, afirmación que concuerda con dichos de funcionarios y dirigentes del Ministerio de Salud entrevistados con anterioridad por Vocería Virtual.


- Durante el gobierno de Bachelet, El Mercurio hizo un artículo en que se decía cuales eran los dirigentes que podían hacer tambalear al gobierno y yo salí entre ellos, recuerda Morales. 


Franklin Santibáñez Díaz era asesor directo de la ministra de Justicia y DDHH Javiera Blanco, por lo que tenía acceso a todos los servicios del ministerio. 

Blanco salió de Justicia en medio de escándalos en Gendarmería y en el Sename, entre ellos el caso Ascar, programa de aseguramiento de calidad de las residencias de menores bajo protección del Estado, que fue investigado por fraude al fisco. Como asesor de este programa, Santibáñez recibía un sueldo de casi $5.000.000. La investigación fue cerrada por Fiscalía, por falta de antecedentes, a mediados de octubre de este año.


La implicación de Santibáñez en el caso Ascar fue el motivo del quiebre del naciente Partido por la Dignidad. James Hamilton, Claudio Narea y otros militantes lo abandonaron en enero, tras hacerse público que Santibáñez es su Secretario General.


- Nelly Díaz (dirigenta del Servicio de Registro Civil) me dijo que Franklin Santibáñez iba a llegar al Médico Legal porque tenía orden de sacar a la presidenta del Registro Civil, al presidente de Gendarmería de Chile y especialmente al presidente de la Asociación de Funcionarios del Médico Legal, y eso hizo. Yo fui presidente de la Asociación 22 años y en la última elección también obtuve la mayoría de votos. Pero el sistema nuestro es que los dirigentes más votados asignan los cargos, y Santibáñez convenció al resto de la directiva para que no me dejaran de presidente, y quedé como tesorero, afirma Morales.


Franklin Santibáñez arribó al SML como Jefe de Gabinete de Juan de Dios Reyes Magallanes, con las mismas atribuciones para el cargo mencionadas anteriormente. “Santibáñez maltrataba a los funcionarios instalaba y acomodaba gente a su disposición. Ahora está la esposa del ex diputado que hace lo mismo (Carola Álvarez)”, dice Morales.


A la llegada del doctor Zamora a su primera subrogancia, las quejas de los propios funcionarios que señalaban a Santibáñez como operador político, lo llevaron a sacarlo del puesto. 


Pero lejos de disminuir su poder, se lo aumentó: mediante el oficio ordinario N°602 del SML, del 10 de enero de 2018, lo contrató como el asesor especial grado 3°, le otorgó asignación profesional y lo instaló en la mesa del ADT, instancia en la que se nombran los altos directivos del servicio, según relató Rosa Cerda en Cambio 21.


El único estudio de Franklin Santibáñez es un diplomado de teología en la Latin University of Theology de Estados Unidos, que no ha sido validado en Chile. Ello lo puede habilitar como pastor evangélico, en ningún caso para obtener grado profesional en la administración pública.


Franklin Santibáñez y Gabriel Zamora son amigos y los dos son masones. Igual que varios directores de servicio. La masonería es una secta muy extendida en el ministerio y con redes de protección enormes. Una vez me tocó encontrar a Santibáñez en el Congreso y me sorprendí cuando fui a un café y todos lo trataban como amigo. Entonces me quedó claro que no importa la tendencia que seas, si estás en un cargo tienes que poner a estos operadores políticos. Porque cada gobierno de turno se pagan favores y los favores son poner gente que no es especialista en la materia o no tiene la facultad para hacer el trabajo”, afirma José Morales.


Vocería Virtual revisó los registros de funcionarios públicos y pese al extenso currículum de Franklin Santibáñez Díaz en distintos organismos del Estado, no encontramos ninguno. La única prueba oficial de su paso como Jefe de Gabinete del Servicio Médico Legal se encuentra en la base de datos de la Ley de Lobby, donde se registran audiencias, viajes y donaciones de los altos funcionarios del Estado, y en la que se muestra a Santibañez realizando distintas actividades de carácter técnico para el SML.


Según José Morales, el asesor que se mantiene en las sombras, estaría ahora en la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud


Continúa leyendo en Operación SML: asesores, masones y colonos parte II: El Estallido; ¿Sindicalismo? y Colonia Dignidad.


Crédito de imágenes: archivo SML y Partido por la Dignidad.



Share on Google Plus

Escrito por Lucía Escobar

Si llegaste hasta acá… ayúdanos a compartir crónicas y reportajes para el nuevo Chile. Déjanos un comentario y comparte en tus redes. Somos periodismo independiente y comunitario, para seguir adelante te invitamos a ser parte de nuestra comunidad con el que tú definas.

2 comentarios:

  1. Hola, Algunas aclaraciones de primera mano, un poco tardías porque sólo por casualidad me llegó este articulo. No acostumbro a leer cosas acerca de mi. Primero, Soy licenciado en Teología, no es un "diplomado" como dice el señor Morales. Licenciado también en Artes (no titulado por razones de trabajo en la época pero sin con estudios terminados, Con estudios de filosofía (tres años en el ex pedagógico hasta mi expulsión), un año de ingeniería en la ex UTE carrera que dejé (después de aprobar el primer año) porque no era lo mío, con un magister (inconcluso como dice Parisi) en comunicación política en la Usach (también por razones de trabajo y n jamás por notas) y un par de diplomados en el área de salud y decenas de cursos también en el área de la salud. Segundo, me sonroja que la señora Nelly Díaz ex presidenta de la Asociación de funcionarios del registro Civil, me atribuya tal capacidad política. NO se si tomarlo como un cumplido o como un intento por denostar mi carrera profesional. Tercero, No soy ni jampas he sido Masón y conocí al Dr. Zamora de quien guardo un buen recuerdo, durante mi estadía en el SML. Cuarto, sería importante saber las razones por las que fueron desituidos de la administración pública los cuatro dirigentes del SML, hurgar en sus hojas de vida, sus militancias políticas, los familiares o cercanos que pusieron a trabajar en el SML, las razones por las que se les sumarío y un largo etc. Finalmente, Vengo de la Universidad de Chile, tengo una historia de vida que es fácil googlear, fui dirigente estudiantil, perseguido, relegado, torturado, fui presidente de la Union Internacional de Estudiantes, creador, entre varios otros, de la FECH, Confech y etc... La periodista me trajo buenos recuerdos cosa que a esta edad se agradece. Slds.

    ResponderEliminar
  2. Ahhh perdón... no trabajo en la Subse de redes tampoco ni en nada gubernamental desde que asumió Piraña.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario